“No ser alarmistas”: qué dicen los especialistas sobre el posible regreso de La Niña

El director del Instituto de Clima y Agua habló sobre las previsiones para otoño e invierno. 

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) consignó en uno de sus últimos informes agrometeorológicos que  entre junio y septiembre  habría mayor probabilidad del retorno del fenómeno meteorológico de  La Niña. 

En ese marco, el director del Instituto de Clima y Agua del Inta, Pablo Mercuri, habló sobre las implicancias del último reporte del organismo y  las previsiones para el otoño e invierno de este 2024  en materia de precipitaciones.

En su último paso, La Niña generó una prolongada sequía que fue reconocida como la más severa en las últimas décadas tanto para la agricultura y la ganadería, contabilizando millonarias pérdidas en todas las regiones del país.

Por ello, el último informe agrometeorológico en el que se advirtió sobre un  probable regreso del fenómeno climático “La Niña”  para la segunda mitad del 2024 generó alarma, pero Mercuri advirtió que no está establecido aún en qué medida podría influir este cambio en la cantidad de lluvias en la región.

Sobre el fenómeno

El Inta evalúa de manera periódica y rutinaria las tendencias de los fenómenos oceánicos, midiendo de manera prospectiva su impacto por estaciones, y en especial sobre uno de los rubros de mayor incidencia para los cultivos: las lluvias. 

Mercuri expuso que si en el Pacífico ecuatorial hay tendencia a altas temperaturas,  se consolida el fenómeno de El Niño  y se pueden prever mayores lluvias.

En tanto, si las temperaturas  son más frías es La Niña quién prevalece.  Estos son fenómenos interanuales que marcan cada primavera un nuevo ciclo y encuentra su pico durante el verano, pero advirtió:  “Esto no es taxativo, la naturaleza no es lineal”.

“En este momento el  Pacífico está caliente, eso significa que es un fenómeno El Niño  el que estamos trascurriendo, pero como al inicio del otoño va decayendo siempre se está a la expectativa de qué sucederá a partir del invierno. Todavía esperamos que en un el corto plazo este fenómeno genere lluvias, buenas lluvias en cantidad y distribución como para recuperar la disponibilidad de agua en todos los territorios”, aseveró Mercuri en diálogo con radio Unne. 

Desde el Inta reconocen que en el noreste argentino está atravesando aún una situación deficitaria en términos hídricos. 

“Este año, siendo un Niño no hemos tenido grandes inundaciones regionales o situaciones muy excesivas de agua”, dijo y agregó que ante una tendencia que durante el invierno se de un enfriamiento se pueden dar las condiciones para que se desarrolle el fenómeno La Niña.

“Se encienden las alertas o la preocupación, porque sabemos que una sequía es lo peor que puede pasar en nuestros agroecosistemas”, afirmó

Mercuri recomendó  “no ser alarmistas” e indicó que durante el mes de marzo hay previsiones de precipitaciones en el NEA.

“Esperemos que sean lluvias bien distribuidas en el tiempo, y también geográficamente. Tenemos que esperar a ver qué pasa en las próximas semanas con el clima para ver si recuperamos el agua superficial en lagunas, esteros, ríos, agua en el suelo, que es lo que genera El Niño durante la salida del verano y el otoño”, dijo. 

El director del aclaró que incluso  si la tendencia de La Niña se consolida,  lo importante es aguardar a evaluar la disponibilidad de agua en el corto plazo; ya que incluso si el fenómeno que hace tender a la sequía llega no se reiteraría el mismo escenario que en años pasados.

“Siempre puede haber una situación deficitaria en primavera, pero si empezamos esa situación de déficit con una buena disponibilidad de agua será muy diferente a lo que nos ocurrió en el 2022, que veníamos de un 2021 muy seco ya. Fue un proceso acumulativo”, aclaró.

Deja un comentario

Scroll al inicio