Festejo oficialista con la ratificación de una diferencia amplia con la oposición

El Gobierno consiguió un triunfo contundente en las elecciones legislativas. La oposición sigue hundida en una crisis de representación. 

El triunfo del oficialismo en Corrientes dejó cerrada la discusión local respecto a los

cuestionamientos esgrimidos en tono electoral por parte de la oposición. La que además se mostró dividida, aunque también allí con definiciones claras en favor del ala oficial del peronismo.
Pero por partes, bien vale determinar la diferencia entre el primero y su seguidor: hace dos años el porcentaje establecido por Gustavo Valdés en la elección que determinó su reelección en el cargo fue contundente por las obras (pavimentos en capital y las principales ciudades del interior) como así también con la administración de la pandemia (la decisión de armar el hospital de campaña y la política de hisopados fue efectiva). Además de que el peronismo no supo (con un alto grado de subestimación) domar su crisis interna que derivó en la designación de candidatos por parte de interventor enviado desde Buenos Aires.
A dos años poco y nada cambió. Valdés siguió con un ritmo de obras claves, y ahora con la secuencia de aumentos salariales en el marco de la profunda escalada inflacionaria. Y a esto se le sumó que la oposición siguió hundida en el barro de la improvisación y la falta de orden interno para determinar algo de orden político.
En un contexto nacional aún más desfavorable par la oposición local, las elecciones no tenían otro horizonte que el que se dio ayer: el porcentaje de diferencia entre uno y otro fue muy alto, y con comportamientos similares a los de 2021 a la hora del cierre: el festejo de ECo + Vamos Corrientes y la desazón silenciosa del Frente de Todos. Y a esto hay que sumarle la paupérrima performance electoral del otro frente peronista que no logró alcanzar los porcentajes esperados tenían como objetivo ubicar un diputado y un concejal en la capital.
Con la nueva Legislatura el oficialismo consolida su poderío, la que nunca estuvo en riesgo, y obliga al peronismo avanzar con un proceso de análisis profundo para saber qué quiere conseguir en la política correntina, y ofrecer a la ciudadanía algo mas que familiares como candidatos que no llegaron a concitar la atención electoral.

Deja un comentario

Scroll al inicio