En las últimas horas, Agustina de 31 años estuvo internada en un cuadro grave de coronavirus en la clínica de Viedma. La famosa abogada y cocinera falleció en la madrugada de este jueves. 

La famosa pastelera falleció en las últimas horas luego de que se complicara su cuadro de coronavirus. La joven de 31 años había tenido que ser trasladada desde San Antonio Oeste hacia clínica de Viedma.

En la última edición de Bake Off quien la condujo Paula Chaves, Agustina a sus 30 años tomo un gran puesto y se  llevó el cariño de todos sus compañeros y del público. Pues la abogada que decidió dedicarse a la pastelería llegó a la final de dicho certamen con sus platos sorprendentes.

Oriunda de Rio Negro, la joven relató su historia de vida reiteradas veces en el programa de Telefe, e incentivó a muchos jóvenes mediante sus palabras revolucionando las redes sociales.

Se había recibido de Abogada en 2015 en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, donde la joven había encontrado su verdadera vocación en la pastelería. “Mucha gente cuando me ve piensa que soy una abogada que cuando está aburrida hace pastelería, que es un hobby. La verdad que no. Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar”, había dicho la participante en las instancias finales del certamen.

“Entendía todo el esfuerzo de mi familia para mandarme a estudiar y no era tiempo de cambiar. Todo el mundo me decía que cuando empiece a trabajar, se me iba a pasar. Nunca se me pasó”, expresó después, sabiendo que lo suyo estaba en la cocina y, específicamente en la pastelería, no en los tribunales.

Luego de su paso por el certamen de pastelería más famoso del mundo, Agustina Fontenla lanzó su propio emprendimiento: “Arte y azúcar”, dedicado a la producción y decoración de tortas, cupcakes, entre otras delicias dulces. “Acá me permito volar, crear, hacer todo lo que se me ocurra. Y el sabor del trabajo terminado es incomparable con cualquier otro, igual que la satisfacción de ver la cara de la gente cuando recibe sus pedidos”, detalló por aquel entonces la joven en su cuenta de Facebook sobre las razones que la llevaron a seguir dedicándose a la pastelería.

También fue designada como Embajadora de las Ciudades del Golfo, por haber promocionado a San Antonio ante los televidentes del reality que desató pasiones durante la cuarentena de 2020. Antes de ingresar a Bake Off Argentina, Fontenla había trabajado como guía turística en la pingüinera del pueblo, un lugar al que homenajeó en una de las primeras tortas que hizo en el certamen de Telefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LIVE OFFLINE
track image
Loading...