Pese a la situación de emergencia hídrica que aún afecta al interior provincial, el panorama tiende a mejorar en las localidades del centro sur correntino, perjudicadas por la inundación a raíz de la cantidad de lluvia de la semana pasada, que superó los 300 milímetros en cada localidad.

Varias familias, de las 50 evacuadas en seis municipios emprendieron el regreso a sus hogares el fin de semana, pero la localidad de San Isidro, en el departamento de Goya, aún continúa complicada, ya que por la caída del terraplén sobre la ruta provincial 14, camino vecinal que comunica con los parajes, más de 3 mil personas quedaron incomunicadas.

Por ello, desde el sábado una embarcación de la Policía de la provincia, a cargo de la división Priar de Goya, comenzó a trasladar a personas que se encuentran aisladas en esa zona rural, en jurisdicción del Municipio de San Isidro. Mientras tanto, personal de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) se apostó en el lugar para estudiar el problema y evaluar una pronta solución al corte del camino vecinal, que genera serios inconvenientes, ya que hay docentes y alumnos que deben cruzar periódicamente para cumplir sus obligaciones en otras localidades. No obstante, la tarea con la lancha es la de ayudar a cruzar a los habitantes del lugar por diferentes motivos, fundamentalmente de salud, y se va a mantener mientras dure la interrupción del camino.

 

El horario en el que se concretan los viajes de una orilla a la otra es de 7 a 18, explicaron a POWERnoticias.com desde la fuerza, señalando que fue una decisión de la Jefatura de Policía en conjunto con la Unidad Regional II. Cabe mencionar, que la destrucción del terraplén -por el socavamiento que sufrió el pasadizo- dejó incomunicados a parajes enteros, que incluye a dos o tres establecimientos escolares que tienen un importante registro de alumnos y docentes.

 

Desde el Priar también explicaron que, de haber alguna urgencia en otro horario que no sea el mencionado, se tomarán las previsiones del caso y se realizarán los cruces. Mientras tanto, el comité de crisis -que se conformó en el Municipio de San Isidro- realizó un relevamiento de las zonas ribereñas y de los parajes de San Antonio Isla, Stella Maris y San Francisco. Y ante la emergencia que viven los pobladores de esas zonas totalmente anegadas, se dispuso la creación de puestos sanitarios y de guardia permanente en cada lugar.

 

Otra zona complicada, donde también se ha estado relevando, es la zona de Pago Redondo. Por otra parte, en Carolina, municipio ubicado también en el departamento de Goya, continúa cortada la Ruta 19, donde hace cuatro días colapsó una alcantarilla por la fuerza del agua proveniente del arroyo Batel, y dejó incomunicado a pobladores de esa localidad con Villa Córdoba, en Santa Lucía, pero desde el sábado que personal de la DPV trabajaba en el lugar para la pronta habilitación del cruce vial en esa zona.