MN Radio Online

Sauce, Esquina, Pueblo Libertador, San Isidro y zonas aledañas forman parte del itinerario que proyectan visitar hoy el gobernador junto al secretario de Infraestructura y Políticas Hídricas de la Nación, Pablo Bereciartúa. “Atenderemos la contingencia, pero también las necesidades de largo plazo que traen soluciones”, reforzó el funcionario.

El gobernador Valdés, quien encabeza el Comité de Crisis de la Provincia, visitará hoy la zona más afectada por las inundaciones. Lo hará junto al titular de la cartera hídrica de la Nación, con quien establecerá prioridades en materia de obras.
“Toda la riqueza hídrica que tiene Corrientes es parte de la complejidad que presenta para soportar luego contingencias climáticas como las grandes lluvias”, evaluó en diálogo con La República Pablo Bereciartúa, secretario de Infraestructura y Políticas Hídricas de la Nación.
Tal como adelantó este medio en la edición del jueves, el referente de la cartera hídrica regresará a Corrientes en el marco de un nuevo embate climático, esta vez por pedido expreso del presidente Mauricio Macri, quien sobrevoló la región litoral afectada por las inundaciones el lunes, después de su viaje a Brasil.
Hoy, Bereciartúa iniciará su agenda en  Chaco y luego arribará a Corrientes para recorrer junto a Valdés las principales áreas afectadas por las lluvias. 
“La prioridad es colaborar en la emergencia, aportar a la provincia lo que necesite para contener a tanta gente que la está pasando mal. Pero además, llevarnos una lista de prioridades que va a establecer Valdés en materia de obras a mediano y largo plazo”, señaló el funcionario.
Para Bereciartúa, la complicación que deja a Corrientes en una situación tan vulnerable ante fenómenos como los de El Niño en 2016 y ahora ante este nuevo episodio de lluvias intensas, se relaciona con dos aspectos: uno geográfico y otro político.
“Las solución pasa por priorizar en la política los temas de mediano y largo plazo; y reconocer que en Argentina hubo un período muy largo de falta de planificación e inversión, con una cultura que no ha priorizado dar solución a los problemas sino a la coyuntura”, evaluó.
Según su perspectiva, Corrientes es un claro ejemplo de esa “falta de responsabilidad a la hora de planificar”, signada por los 12 años de gobierno kirchnerista, “donde provincias como Corrientes o Córdoba fueron claramente discriminadas”, sostuvo.

Obras que amortiguaron el impacto

Como contraparte, destacó el impacto positivo de obras realizadas en los últimos tres años en la provincia que ahora amortiguaron el impacto de la contingencia. Los desagües de Bella Vista fueron parte de las obras que solventó la Nación, con un desembolso de 600 millones de pesos, que también se destinaron a obras como las defensas costeras de Paso de la Patria, el dragado del arroyo Barranca (entre Curuzú y Sauce) y las defensas costeras de Lavalle, que ya está cerca de finalizar en una primera etapa.
“Mañana (por hoy), vamos a repasar la lista de prioridades con el gobernador. En esa lista se cuentan el dragado de arroyos y ríos interiores, defensas para ciudades que las necesitan y también obras de pluviales y de control de inundaciones en la capital”, anticipó Bereciartúa. Al respecto, recordó que la Nación ya financió una primera etapa de consultoría para el desarrollo de ingeniería para las obras que necesita la capital correntina, y ahora está lista para financiar una segunda etapa. “Esperamos que en breve, a más tardar el año próximo, se puedan licitar las obras más importantes para Capital”, detalló.
Distintas defensas costeras, como las del riacho Goya, son obras que ya estaban proyectadas para Corrientes que integran la lista de posibles proyectos en el corto plazo.
No obstante, se puede estimar que el gobernador Valdés incorporaría a las prioridades desembolso para otras obras que distintos municipios –como Mercedes y Curuzú Cuatiá– vienen requiriendo para aliviar el desagüe de arroyos internos, que ahora están desbordados,  como  así también para trabajos de dragado del río Corriente o el Riachuelo, que la Provincia terminó encarando con fondos propios el año pasado, y que apuntan a mejorar el desagüe de los cauces hacia el río Paraná. 

Pensar a largo plazo

Para Bereciartúa, el foco habría que ponerlo –una vez pasada la contingencia– en “obras para proteger a las ciudades, que bajan de manera notable el impacto social que tienen los efectos climáticos, y que es perfectamente posible hacerlas”, aseguró.
Pero también subrayó la importancia de contar con un plan de manejo integral del agua. “Se trata de un proyecto de ingeniería global que incluye una planificación a escala provincial, detallada por regiones. Ya está contratada una consultora que empezó a trabajar hace unos seis meses. Hacia 2020 estará lista la propuesta de planificación integral, que va a permitir un ordenamiento y entender las áreas de retención hídrica, las de desagües, las áreas que se pueden utilizar para la producción y qué obras hacen falta para eso”, explicó.
“La Nación ha tenido niveles de inversión históricos en el país y también en Corrientes”, enfatizó. A modo de ejemplo, recordó que para la construcción de las defensas de Lavalle se trajeron espigones holandeses, porque no se fabrican en el país. “Los correntinos saben esto, porque las obras que proyectamos hace tres años se están haciendo y algunas ya se están terminando”, recordó al final.

 

Comparte esta nota
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Noticias y el mundo