PRIMER CASO POSITIVO COVID-19 EN GOYA

NUEVAS MEDIDAS EN EL MARCO DEL AISLAMIENTO SOCIAL, PREVENTIVO Y OBLIGATORIO.

Conferencia de prensa del presidente

La provincia de Buenos Aires se vio en la necesidad, como consecuencia de un brote de coronavirus (Covid-19), de cerrar la Villa Azul (que se encuentra en el límite entre Quilmes y Avellaneda) para evitar que el virus se propague por ambas juridcicciones.

El aislamiento de todo el barrio se dio después de que el fin de semana se detectaran 53 casos positivos y 50 quedaran en estudio. El cierre durará por dos semanas y mientras tanto se avanzará con el operativo Detectar que, al cierre de esta nota, ya había relevado 813 viviendas y 3.128 personas, de las cuales solamente fueron hisopadas 125 debido a que la provincia de Buenos Aires todavía no apunta a analizar a los asintomáticos.

Fue el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andres "Cuervo" Larroque, el que dio detalles de la composición de la villa.  En diálogo con El Destape RadioLarroque se refirió a los 52 positivos de Covid-19 en ese barrio popular habitado por unas 5.000 personas, de las cuales 3.000 están ubicadas en el partido de Quilmes y 2.000 en Avellaneda.

Larroque indicó que, luego de los casos positivos de coronavirus detectados en Villa Azul, se resolvió "cerrar la circulación hacia afuera y tratar de minimizar la circulación interna", en tanto se realizará un relevamiento de personas que trabajan en actividades esenciales para "evaluar caso por caso".

El operativo del sitiado de la villa fue llevado adelante por el Ejército Argentino, que ya estaba trabajando en la zona en labores de contención y alimentación, en conjunto con otras fuerzas federales. "Esta acción se enmarca en la iniciativa municipal Cuidarnos en combinación con el plan DetectAr, articulado con Nación y con provincia. Estos programas nos permiten identificar vecinos que tengan síntomas compatibles con el virus para evitar la propagación del contagio y conversar sobre la importancia de continuar con la cuarentena y utilizar los elementos de protección necesarios", señaló la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

Según explicaron desde la Provincia, toda la villa es considerada como si se tratara de un contagio estrecho. Por ese motivo se contará, de acuerdo a lo que detallaron, con el apoyo de Unidades Sanitarias Móviles que serán provistas por Nación y el comité tendrá la participación de las áreas de Desarrollo Social, Salud y Seguridad de ambos municipios y de la provincia de Buenos Aires.

Una de las cuestiones que remarcaban vecinos del mencionado barrio de emergencia a los diferentes medios de comunicación que cubrieron el tema fue la falta de control y que la vida dentro de Villa Azul "seguía igual que siempre", pese a los ya dos meses de aislamiento obligatorio. Es que por las condiciones de hacinamiento el Gobierno nacional decidió que en las villas se haga la cuarentena en el barrio y no en las casas.

El cerco a la villa, que encabezó el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, involucra a 300 policías, entre bonaerenses y municipales, que se turnan para garantizar un mandato: "blindar" el barrio para que nadie entre, ni salga de allí.

Comparte esta nota
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Noticias y el mundo