feature-top

El acto estuvo polarizado entre Mauricio Macri y Alberto Fernández con chicanas y acusaciones. ¿Cómo vieron los sondeos su desempeño?

¿Quién ganó el debate presidencial? es la gran incógnita que dejó el acto de este domingo en la sede del Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe. Según adelantaron los primeros sondeos privados, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, fue el que presentó una mejor performance, mientras el presidente Mauricio Macri se mostró "nervioso" y con un "desempeño mediocre", según opinaron los especialistas.

El estudio de opinión pública difundido por Raúl Aragón & Asociados fue el único que se animó a presentar números respecto a un supuesto ganador del debate. Con el 43,1%, de 1.500 casos efectivos del sondeo, Alberto Fernández se consagró como triunfador por encima del Presidente, quien cosechó el 34,2%. Con el 4,1% se posiciona Roberto Lavagna, 3,3% Nicolás del Caño, 3,1 José Luis Espert, y por último aparece José Gómez Centurión con el 1,1%.

 

 

 

El trata de un "cuestionario cerrado" realizado a personas "mayores de 16 años residentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires en condiciones de votar",  un tipo de muestra "aleatoria simple, con reposición, ponderada luego por cuotas de Género, NSE y Rango de Edad, con proporcionalidad según peso poblacional".

Desde Federico González & Asociados, analizaron sólo el desempeño particular discursivo de cada candidato, en el que coincidieron que Fernández "resultó un claro ganador del debate" ya que "se lo vio firme y seguro. Reveló astucia y rapidez mental al replicar en tiempo real las afirmaciones de Mauricio Macri. Abundó en respuestas concisas e inteligentes".

 

 

 

Respecto al Presidente, consideraron que "el desempeño más bien mediocre pasó desapercibido. Porque, más allá de debilidades o aciertos puntales, Mauricio Macri no pudo perforar su propia zona de confort. A nivel del contenido, algunas de sus afirmaciones fueron acaso verosímiles, aunque la mayoría resultó dudosa y/o negadora de lo obvio. Esa mixtura entre lo verosímil y lo falso dejaron una impronta de desempeño gris. Con sabor a poco".

Según el análisis, Lavagna utilizó "un tono monocorde que opacó sus ideas" y, paradójicamente, "su intervención en el bloque de economía estuvo por debajo de lo que su saber e historial hacían prever" y "fue su principal debilidad". Sin embargo, a Espert lo observaron "firme, seguro, dominando la escena y muy natural. Quizás fue el candidato que pareció expresarse con mayor naturalidad".

La apelación de Del Caño "a elementos simbólicos como el minuto de silencio por los muertos en Ecuador y el pañuelo verde fueron acaso excesivos y desvirtuaron la naturalidad de su discurso", opinaron y agregaron: "Gómez Centurión manejó mal los tiempos. Y en algunos pasajes fue literalmente reiterativo. Esto le restó valor a su actuación".

En diálogo con PERFIL, Gustavo Córdoba aclaró que los debates son "vistos por público ya definido" en su voto y que son "muy pocos indecisos" los que lo miran. Además, agregó que, según sus sondeos, sólo hay un "1,3% de indecisos y el 93% dice que no va cambiar el voto".

"Es muy difícil decir quién ganó el debate pero Alberto Fernández me pareció más solvente, práctico y emocionalmente estuvo por encima del resto. Sin embargo, Macri al principio estuvo muy nervioso, sin poder terminar bien lo que iba a decir y a Lavagna le faltó emotividad", agregó.

Según su visión, Espert "encontró el tono más adecuado: emocional, simple y pegando en lo emotivo" y alertó que Del Caño "desperdició" los segundos cuando los utilizó para pedir silencio por la crisis social en Ecuador. "Gómez Centurión fue el menos preparado, quiso hacer preguntas que no terminaba de formular", resaltó.

Comparte esta nota
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Noticias y el mundo